ARGENTINA VINOS · Inicio 9 Vinos 9 Vinos por menos de R$30 para disfrutar el análisis de los expertos de Argentina Vinos

Vinos por menos de R$30 para disfrutar el análisis de los expertos de Argentina Vinos

2 Jul, 2021

La evolución del vino argentino les ha permitido a muchas bodegas llegar al mercado con vinos completos, expresivos y con carácter, elaborados a gran escala y con destacada relación calidad-precio. Pero para entender por qué un vino de precio accesible puede ofrecer tanto placer, hay que buscar la explicación en la evolución.

La industria vitivinícola es una de las que más ha crecido, en capacidad y también en diversidad. Estos cambios se dieron a nivel viñedos y bodegas, con una reconversión masiva y una gran tecnificación, respectivamente.

Esto llevó a los vinos argentinos, con el Malbec como abanderado, a lucirse en los principales mercados del mundo, algo que recién comenzó a mediados de los 90. Hoy, el vino es el producto agrícola con mayor valor agregado que se exporta; eso está ya fuera de discusión. Porque además de la diversidad de etiquetas que propone, hay una gran diferencia de valor entre el más económico y el de más alto precio.

A esta altura todos saben que la calidad y el precio están directamente relacionados, y que en los vinos de alta gama se juega el partido del prestigio. Pero las bodegas viven de la venta y no de la imagen. Es por ello que, en los últimos años, el trabajo de las bodegas estuvo abocado a poder lograr vinos con muchos atributos, pero que el consumidor pueda disfrutar periódicamente. Es decir, muy bueno vinos a precios accesibles.

Cómo son los vinos más atractivos de menos de R$30


A los gustos personales no se los puede discutir, pero a la calidad sí. Porque como en cualquier producto comestible o bebible con valor agregado, hay características básicas que deben estar siempre (vinos correctos), y otros atributos que se pueden ir sumando para agregar valor, sin que ello implique un gran incremento en el precio de venta.
La calidad de la uva es fundamental, ya que solo se pueden hacer buenos vinos a partir de buenas uvas. Esto implica un cuidado anual y una cosecha precisa, en función al tipo de vino deseado. Por suerte, cada vez hay mejores productores de uva; pequeños viñateros ayudados por las bodegas en pos de lograr la calidad buscada.
El terruño también es clave, porque cada variedad se comporta diferente de acuerdo al tipo de suelo y al riego. Pero más lo es el hombre, que debe decidir el momento de cosecha, con toda la complejidad logística que ello significa (cosechadores, camiones, lagares libres en bodega para recibir la uva, etc.), sobre todo a gran escala.
El manejo sustentable de grandes superficies también ha favorecido a lograr uvas de mejor calidad, más allá de la marcha climática de cada año.

Por otra parte, haber aprendido que no todos los Malbec eran iguales y que diferían de zona en zona, permitió vinificar por separado en bodega de acuerdo a las partidas. Esto ha permitido llegar al mercado con vinos que, además de carácter y tipicidad varietal, hablan del lugar, más allá del estilo propio de cada línea.
La tecnología también permite a los hacedores, y su equipo, hacer un seguimiento personal, incluso a vinos masivos, tanto durante las fermentaciones como en la fase de estabilización y crianza.
El manejo de la temperatura, el control del contacto con el oxígeno (principal enemigo del vino), la velocidad de reacción y la higiene, son aspectos muy importantes que las bodegas deben cumplir para lograr vinos destacables en las franjas de precio más accesibles.

Tal vez te gustaría leer esto